Tutorial básico sobre tamaño de muestra probabilístico para estudios nomotéticos

 

Martes, 20 de noviembre del 2012

Tutorial básico sobre tamaño de muestra probabilístico para estudios nomotéticos
Omar Bautista González
Redes de Aprendizaje

Una revisión básica al contenido que está en formato PDF de la nueva edición del libro Metodología de la investigación de Roberto Hernández Sampieri, Carlos Hernández Collado, y Pilar Baptista Lucio nos muestra un primer procedimiento de cálculo para muestras probabilísticas de la que puede llevarnos a algunas confusiones. Ya que el primer ejemplo, que está basado en un cálculo manual, no utiliza una fórmula exactamente parecida al procedimiento que se aplica más adelante en el mismo libro y que denominaremos el procedimiento de Muestras Aleatorias Simples (MAS) (Hernández Sampieri, Fernández-Collado, y Baptista Lucio, 2010, p. 180).

Aquí vamos a ilustrar como se puede reproducir el resultado del procedimiento MAS puede obtener el mismo resultado que está ubicado en las referencias coherentes a él utilizando fórmulas de una Hoja de Cálculo, usando el programa disponible para todo público LibreOffice (Comunidad LibreOffice y The Document Foundation, 2012):

http://tejidosocial.org/herramientas-basicas-para-recoleccion-datos

En la nueva edición de Metodología entre las páginas 178-180, utiliza un software llamado STATS para el cálculo del tamaño de la muestra. En nuestro caso, dicho software puede ser sustituido por un conjunto de fórmulas que en una Hoja de Cálculo simple (le agradezco al profesor Jorge Camacho por haberme facilitado la primera versión de éstas fórmulas de la Hoja de Cálculo en un entrenamiento que recibí hace algunos años en México con él).

El primer ejemplo que está situado en dichas páginas responde a los siguientes parámetros:

– Tamaño del universo o población: 2200
– Error máximo aceptable: 5%
– Porcentaje estimado de la muestra: 50%
– Nivel deseado de confianza: 95%

El resultado reportado con STATS es igual a 327.1776. En nuestra hoja de cálculo es igual a 327.0407, mostrando un resultado equivalente a 327 y que se puede redondear a más resultado 328 el tamaño mínimo muestral (genérico) requerido para el estudio.

Otro ejemplo que se que se ilustra en la página 180, los de la Hoja de Cálculo coinciden plenamente cuando se pretende derivar el error de 0.05 de a partir de los siguientes parámetros:

– Tamaño del universo o población: 2000
– Error máximo aceptable: 5%
– Nivel deseado de confianza: 95%

Suponiendo que el porcentaje estimado de la muestra es de 50%. Obteniendo prácticamente el mismo resultado si lo hacemos al revés, tratando de estimar un tamaño de la muestra de 376.91 (que se puede redondear a 377), en base a esos parámetros.

Observe que las diferencias entre el cálculo del libro y el de nuestra Hoja de Cálculo son mínimas. Dichas diferencias se deben a diferencias de errores de redondeo que manejan los softwares que estamos comparando.

En la página 180 hay otro ejemplo que podemos reproducir en nuestra Hoja de Cálculo, con los siguientes parámetros:

– Tamaño del universo o población: 600
– Error máximo aceptable: 5%
– Nivel deseado de confianza: 95%

Asumiendo, otra vez, que el porcentaje estimado de la muestra es de 50%, se puede obtener el mismo resultado para un tamaño de muestra de 234.20 y que se puede redondear a más para obtener un valor más preciso con 235.

El enfoque que tanto STATS como la Hoja de Cálculo comparten es el de Muestras Aleatorias Simples (o más resumidamente, MAS). La característica general de éste enfoque de seleccionar muestras es que asume que todos los casos de la población tienen al inicio la misma probabilidad de ser seleccionados. Éste enfoque es bastante práctico para personas que no son estadísticos de profesión o no tienen una formación técnica muy especializada en muestreo, que es como ocurre con la mayoría de estudiantes o científicos sociales usuarios finales de la estadística (y no así en los metodólogos productores de la estadística).

Además del establecimiento del tamaño de la muestra, la Hoja de Cálculo también incluye unos modelos para la entrada de datos de unos instrumentos que se discutieron durante una docencia en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Dichos modelos se pueden ajustar según necesidades.

Referencias

Comunidad LibreOffice, y The Document Foundation. (2012). LibreOffice (versión 3.5.4.2). [Programa de Computación]. s.l.
Hernández Sampieri, R., Fernández-Collado, C., y Baptista Lucio, P. (2010). Metodología de la investigación (5.a ed.). México: McGraw-Hill.

Anuncios

Algunas herramientas informáticas básicas para la investigación ideográfica o cualitativa

Omar Bautista González

Versión del 24 de diciembre del 2011

Con frecuencia me he encontrado con la necesidad de preparar algunos recursos didácticos para que estudiantes diversos puedan disponer de herramientas libres que sirvan al trabajo de la investigación ideográfica o cualitativa.

El presente artículo sirve para contribuir a preparar al interesado en el estudio de la investigación ideográfica con herramientas informáticas libres desde la instalación y configuración al uso básico de las mismas.

¿Por qué herramientas libres o de código abierto? La importancia del sosftware libre y del código abierto no descansa sólo en su gratuidad, sino también en la sostenibilidad a largo plazo de su uso. Por ejemplo, cuando uno usa herramientas de softwares tradicionales o privativos se trabaja sin la garantía de que en un futuro el uso que se le dió a ese software seguirá siendo sostenible, ya que el mantenimiento del mismo no depende de la comunidad que lo usa, sino de los sistemas de dominación basados en la explotación del Capital o en el Estado.

Sin embargo, mientras más nuestra instrumentación cotidiana está basada en procesos autogestionarios, como sucede con el software libre y de código abierto, más fácil podemos garantizar que nuestra labor será sostenible a largo plazo por nosotros mismos. Además, cuando se trata de la construcción de un conocimiento que en cualquier momento de la historia podría o debería ser cuestionado, hablamos de hacer ciencia. Y la investigación ideográfica, ni de ningún otro tipo, debe darse el lujo de sostenerse en base a intereses foráneos a ella misma si realmente se tiene el interés de mantenerse como ciencia.

De lo contrario en vez de hacer ciencia sólo hiciera tecnología, y aunque existe una interrelación entre ciencia y tecnología hay claramente una distinción entre el significado de ciencia que implica la construcción de un conocimiento colectivo y la tecnología que implica el uso del conocimiento para el logro de determinado fin. Y aunque algunos autores defienden una postura tradicional-positivista, donde usualmente no se problematiza el papel social de la construcción del conocimiento (como en Bunge, 1958/s.f.; y más recientemente en 1998/1999), resultan mejor argumentadas las reconstrucciones de una historia de la ciencia que sí demuestran dicha importancia (como en Kuhn, 1970; Lakatos, 1978/2007; Feyerabend, 1975/1997; y más recientemente en autores como Apel, 1991).

En base a éste interés de muchos estudiosos y su correspondiente filosofía de la ciencia resulta de vital importancia preocuparnos por la sostenibilidad de nuestras herramientas para la investigación ideográfica (y también para la investigación cuantitativa o nomotética).

Nos centraremos en 4 herramientas básicas que sirven para el estudio ideográfico: 1) Herramientas de oficina (Eco 1977/1999), 2) Herramientas para referenciar el conocimiento que se estudia (necesidad de herramientas como las que también menciona Eco, 1977/1999), 3) Herramientas para sistematizar el conocimiento a lo largo de un estudio cualitativo (George y Bennett, 2005), y 4) Herramientas para realizar análisis comparativos y sistemáticos de las categorías o casos de análisis (Ragin, 1987; Rihoux y De Meur, 2009; Ragin, 2008).

En base a estos requerimientos técnicos seleccionamos las siguientes herramientas libres y de código abierto: 1) Como herramienta de oficina a LibreOffice (Comunidad LibreOffice y The Document Foundation, 2010), 2) Como herramienta bibliográfica a Zotero (Center for History and New Media, George Mason University, y Comunidad Zotero, s.f.), 3) Como herramienta de sistematización, RQDA (Huang, 2010) y 4) Como herramienta de análisis comparativo QCAGUI (Dusa, 2009).

Así presento algunos vínculos, construidos por mi, que podrían servir para que podamos paso a paso instalar las herramientas necesarias en Microsoft Windows y luego hacer algunas prácticas básicas con las mismas. Yo trabajaré los ejercicios utilizando un sistema operativo diferente al de Microsoft llamado GNU/Linux y eso no debería generar confusión ya que una vez instaladas y configuradas dichas herramientas informáticas funcionan de igual forma en cualquier sistema. Utilizo este sistema por las razones explicadas más arriba, de que se trata de un sistema libre aunque no sea haya popularizado tanto como los de Microsoft.

Los vínculos o links contienen unos videos que construí para que paso a paso se lleven a cabo las instalaciones y configuraciones y luego algunos ejercicios básicos. Se los coloco en orden:

Para la instalación y configuración. Pueden pueden saltar estos links si no les interesa entrar en estos detalles por ahora. (La instalación y configuración está contemplada para usuarios de Microsoft Windows. Como los usuarios de GNU/Linux tienden a ser más avanzados se pasarán unos links para este sistema operativo más adelante.)

Paso 1
Paso 2
Paso 3
Paso 4
Paso 5
Paso 6
Paso 7
Paso 8
Paso 9
Paso 10
Paso 11
Paso 12
Paso 13

Y ahora lo realmente esperado: Uso introductorio de cada uno de los softwares. Favor copiar y pegar en su buscador de Internet.

Para Zotero con LibreOffice:

Zotero con LibreOffice 1
Zotero con LibreOffice 2
Zotero con LibreOffice 3

Para RQDA:

RQDA 1
RQDA 2

Para QCAGUI:

QCAGUI 1
QCAGUI 2
QCAGUI 3
QCAGUI 4
QCAGUI 5

Las retroalimentaciones son bienvenidas.

Referencias

Apel, K.-O. (1991). La ética del discurso como ética de la responsabilidad. Una transformación posmetafísica de la ética de Kant. En Norberto Smilg (Trad.), Teoría de la verdad y ética del discurso, [Traducción de un documento inédito] (pp. 147-184). Barcelona – España: Ediciones Paidós Ibérica.

Bunge, M. (s.f.). ¿Qué es la ciencia? La ciencia. Su método y su filosofía, [Se publicó por primera vez gracias a la facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires en 1958] (pp. 7-36). Buenos Aires – Argentina: Ediciones Siglo Veinte.

Center for History and New Media, George Mason University, y Comunidad Zotero. (s.f.). Zotero, versión 3.0b2.1. Recuperado a partir de http://zotero.org/support/quick_start_guide
Comunidad LibreOffice, y The Document Foundation. (2010). LibreOffice (versión 3.4.4). [Programa de Computación]. s.l.

Dusa, A. (2009). QCA. Qualitative comparative analysis (versión 0.6-3) [«QCA. Análisis cualitativo comparativo»]. [Programa de Computación]. R Foundation for Statistical Computing. Recuperado a partir de http://www.R-project.org

Eco, U. (1999). Como se hace una tesis. Técnicas y procedimientos de investigación, estudio y escritura. [Del original publicado en 1977] (23o ed.). Barcelona – España: Editorial Gedisa.

Feyerabend, P. K. (1997). Tratado contra el método. Esquema de una teoría anarquista del conocimiento. (Diego Ribes, Trad.)[Traducción del original 1975]. Madrid – España: Editorial Tecnos.

George, A. L., y Bennett, A. (2005). Case studies and theory development in the social sciences [«Estudios de caso y desarrollo teórico e las ciencias sociales»]. Cambridge, Massachussetts, Londres – Inglaterra: MIT Press.

Huang, R. (2010). RQDA. R-based Qualitative Data Analysis [«RQDA. Análisis de Datos Cualitativos basados en R»]. [Programa de Computación]. s.l.: R Foundation for Statistical Computing. Recuperado a partir de http://rqda.r-forge.r-project.org/

Kuhn, T. (1970). The Structure of Scientific Revolutions [«La estructura de las revoluciones científicas»] (2o ed.). Estados Unidos – Chicago: University of Chicago Press.

Lakatos, I. (2007). Escritos filosóficos 1. La metodología de los programas de investigación científica. (John Worral y Gregory Currie, Eds., Juan Carlos Zapatero, Trad.)[Traducción del original en 1978]. Madrid – España: Alianza Editorial.

Ragin, C. C. (1987). The comparative method. Moving beyond qualitative and quantitative strategies [«El método comparativo. Hacia más allá de estrategias cualitativas y cuantitativas»]. Los Angeles, y London: University of California Press.

Ragin, C. C. (2008). Redesigning social inquiry. Fuzzy sets and beyond [«Rediseñando el escrutinio social. Conjuntos difusos y más allá»]. Chicago, y Londres: The University of Chicago Press.

Rihoux, B., y De Meur, G. (2009). Crisp-set qualitative comparative analysis (csQCA) [«Análisis cualitativo comparativo de conjuntos dicotómicos (csQCA)»]. En Benoît Rihoux y Charles C. Ragin (Eds.), Configurational comparative methods. Cualitative comparative analysis (QCA) and related techniques (pp. 33-68). Thousand Oaks, London, New Delhi, y Far East Square: Sage Publications.

Sokal, A., y Bricmont, J. (1999). Imposturas intelectuales. [Traducción de la edición inglesa en 1998. El capítulo 11 («… Bergson y sus sucesores») se ha tradujo de la edición francesa en 1997]. Barcelona – España: Ediciones Paidós Ibérica.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.

Estilo APA en español editado para Zotero

Aquí les dejo un link del estilo que estoy utilizando para mis ediciones en Zotero, en formato APA en Español. Le agradezco mucho al usuario adamsmith del foro de la página web de Zotero. Gracias a él logré ajustar el estilo de la APA al español, es decir, a mis necesidades:

https://gist.github.com/889571

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.

Críticas y autocríticas al día del consumidor

Aprovecho la ocasión para hacer una crítica y auto-crítica a nosotros y nosotras, seres humanos que habitamos la isla de Kyskeya, preocupados por que nuestro consumo sea sostenible a corto y largo plazo.

La historia del día del consumidor es en pocas palabras ésta (tomado el 11 de marzo del 2011 de aquí):

El 15 de marzo de 1962, el presidente de los Estados Unidos en ese momento, John F. Kennedy, anunció los derechos de todos los consumidores e invitó a convocar este día como Día Mundial del Consumidor. No fue hasta el 15 de marzo de 1983, más de veinte años después del discurso de Kennedy, cuando se celebró por primera vez este día, que supone una llamada de atención a todos los ciudadanos, sobre la idea de que sólo un consumo responsable es bueno, algo por lo que trabajan tanto las asociaciones de consumidores como todos los organismos públicos de consumo. El 9 de abril de 1985, cuando la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó las Directrices de Naciones Unidas para la Protección de los Consumidores, quedando así los derechos de éstos elevados a una posición de reconocimiento y legitimidad internacional.

La historia de esta efemérides merece de una revisión desmesurada. En el presente escrito sólo presentaremos algunas pinceladas.

En primer lugar, el día no se celebra por el logro de un grupo de comunitarios preocupados por su bienestar, sino de una figura presidencial, que se supone, representa a la población estadounidense. De modo que nuestra celebración no proviene de sectores que luchan y siguen luchando por emancipaciones, sino de la figura privilegiada de quien toma decisiones por el resto de la sociedad de la que presuntamente “representa”.

Sin embargo, podría servir de aprovechamiento coyuntural ésta efemérides por parte del proceso de formación del movimiento Levantamiento de Consumidores (iniciativa que promuevo). Ésta celebración podría servir para ayudar a que diversos sectores de la sociedad en República Dominicana nos articulemos. Lo que constituiría una fortaleza.

Aún así podemos notar otras debilidades. Por ejemplo, se hace alusión al “Altar de la Patria”, como lugar de la celebración. Este símbolo apela indirectamente a la noción de nacionalismo. Los movimientos sociales merecen superar la noción castrante del nacionalismo. Esto así porque no sólo los dominicanos merecen un consumo responsable, sino todas las personas del mundo y en especial las que ocupan el territorio donde Levantamiento de Consumidores debería trabajar: El territorio de la sociedad dominicana con miras a solidarizarse con la sociedad de Haití.

Otras fortalezas, de esta celebración es los logros gracias a la incidencia que está teniendo la organización Consumers International con instituciones como Naciones Unidas.

Desde Naciones Unidas se facilitan algunas “directrices” convenientes para la libertad de los consumidores. Consumers International, presiona políticamente para que estas directrices se amplíen a reconocer cómo el uso tradicional de la “Propiedad Intelectual” lesiona las libertades de los consumidores.

Sin embargo, falta mucho por seguir trabajando al respecto. El punto focal de la incidencia política a favor del o la consumidora no debe centrarse en la demanda de “representantes” como Naciones Unidas o cualquier otro. El punto focal merece de un punto de vista microsocial, que integre la noción macrosocial, para evidenciar la realidad del consumidor en su día a día.

El reto principal no depende de organismos como Consumers International y mucho menos de Naciones Unidas. El reto principal depende del consumidor como figura política que se fortalece y por sí misma hace valer su libertad.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported.